Viaje a lo desconocido

Se hace eterno cuando tienes que hacer una expedición, además no saber  lo que vas encontrar te resulta tedioso, es algo que aborrezco y me pone de los nervios, pero una vez que empiezas hasta le da un gustillo, ser el primero en descubrir un lugar, las cosas y los seres.

Vengo del planeta Norgia en la Galaxia Xlable, aventura total, no me han informado de lo que me puedo encontrar, es la primera expedición, y se requiere de los mejores, por eso han confiado en mí.

Viajo en una súper nave nodriza explorator2000, a la velocidad de la luz, cuando ya estamos cerca del planeta no paramos, luego me lo dejan todo a mí, bajo en una nave, la TXA01, ahora me toca a mí guiarme por mi instinto de explorador y dar lo mejor que se en honor a los míos, sólo sé que el planeta se llama tierra y a sus habitantes terrícolas, que aspecto tienen y cómo será su flora y fauna son algo que desconozco, pero esto es lo que he escogido, pongo unas coordenadas y decido aterrizar.

Pasado un tiempo por fin tomo tierra, pongo la nave en modo invisible para no ser descubierto, nada más bajar el suelo es como blando, vegetal, verde, tomo una muestra para analizarlo, sigo caminando, veo un objeto que es como rectangular, pero termina en punta, compuesto por dos partes, la parte delantera son más altas y termina en punta, tiene una parte que está situado encima, en uno de los laterales tiene una abertura, pero no hay puerta, hay un letrero se lee “rufus” me aventuro y entro, un ser que se parece a mí se acerca tiene unos dientes amenazantes y unas babas que gotean, no parece a pesar de su aspecto amenazante, retrocedo unos pasos, tiene un arma entre las piernas trasera, me dispara, es líquido y amarillento, no sé qué pretende yo ante la amenaza procedo a mi manera, saco la pistola desintegradora y… ¡Zium!

Por verano

Que bueno es recordar, hoy estaba en la cama, con mis pensamientos, aquellos días veraniegos, trasladarse a esos momentos…

Es de día, se nota soleado, espléndido, no se que hora de la mañana es, veo que él está levantado, se acerca a mí, me da los buenos días y me besa, sostiene una bandeja donde trae el desayuno, es muy cariñoso y sonriente, son cosas que me agrada, me comprende y me hace sentir viva, su presencia me hace los días mas llevaderos.

Nos vamos a la playa, él siempre tan atento hace las cosa sin que las pida, quizá a veces lo que me desquicia es lo cabezota que suele llegar a ser, y lo temperamental cuando se enfada, pero por lo general es un encanto.

Cuando me estoy bañando en el mar, viene un poco más tarde, en ese sentido yo soy un poco mas juguetona y él es mas serio ya que con unas brazadas tiene suficiente.

Pasan las horas y llega la tarde, siempre nos gusta ver atardecer.

En la noche nos duchamos y arreglamos, me lleva a cenar, es un sitio romántico, con flores y velas. Vamos a un Pub donde bailamos, regresamos en las primeras horas de la madrugada, llegamos al apartamento, me besa con sus labios, me rodea con sus brazos, nos desnudamos y en la cama hacemos el amor.

Ya han pasado varios días desde entonces, apenas sigo broceada, estoy en la cama perezosa, que bueno es recordar.

Flota

En el mar

En el aire

En la mente

La espuma flota en el mar

El globo flota en el aire

El pensamiento flota en tu mente

Son muchas cosas

Muchos los lugares

Pueden ser buenas

Pueden ser malas

Pueden ser miles de cosas

En el aire flota una fragancia

Un barco flota en el mar

Las buenas ideas flotan a tu alrededor

Flotan las nubes

Flotan las ramas del rio

Flotan tus pensamientos

Un flotador se mantiene sobre el agua

Un avión de papel se mantiene en el aire

Un pensamiento tuyo se mantiene en mi corazón

Flotan los niños en el agua

Los niños del agua mientras nadan

Nadan y se divierten

Se divierten sin preocupaciones

Preocupaciones de pensamientos negativos

Negativos son los sentimientos encontrados

Encontrados con ira y rabia

Flotan la mierda, la basura, los cadáveres

Las barcas de los que huyen ya no flotan

Los niños de inmigrantes flotan a oriyas

El petróleo flota por encima del mar.

Resurrección

Resurjo ante vosotros cual ave fénix

Daba tumbos, sin razón

Una espesa niebla

me guiaba

me cegaba

me engullía.

Apenas ofrecía resistencia,

cual cordero con una cuerda al cuello,

tiraba y me llevaba.

Sin querer me dejé atrapar,

la oscuridad me tenía preso,

preso de las dudas,

preso de la incertidumbre,

preso de la rutina.

Ciego de la verdad,

cual cobarde,

buscaba refugio,

bajo una pequeña manta,

obligado a encogerme,

hasta hacerme un ovillo,

minúsculo, insignificante, diminuto.

Un cuerpo con vida consciente,

pero…

Sin alma.

Renacer, una nueva vida.

Mis letras, mis armas.

Mi nueva pasión, mi motor.

Mi amor mi bandera.

Escucho la música que me gusta,

vibro con cada nota,

el ritmo me mueve,

bailando escribo.

Siento mi alma,

limpia, brillante, reluciente.

Me siento complaciente,

dando pasos como un gato,

sigiloso, firme, certero.

La claridad son ahora

mi voluntad,

de seguir, de soñar,  de pelear.

Al igual que Simba, rujo.

Grito a los cuatro vientos.

¡Aquí estoy yo!.

Bombas

Ya están aquí

Suena la alarma

Caen las bombas

Los primeros muertos

Suben las almas

Todo queda destrozado

Incluso las personas

Viendo sus familias fallecidas

Las balas zumban

Se llevan a quien tienes a tu lado

se llevan a quien tiene a su lado

no saben de que lado

es un baile de cadáveres

todo va encadenado

tu mueres

las balas salen disparadas

disparadas por los soldados

los soldados disparan por las órdenes

órdenes de sus jefes obedientes

obedientes a su mandatario

mandatario destructor, sanguíneo

nadie te defiende

de esta barbarie

sólo puedes dispar lágrimas y

lanzar llantos desesperados

no hay barrera alguna

sólo tu cuerpo hace de escudo

queda todo destruido

tu corazón destrozado

por culpa de un desalmado

tu corazón ha parado

la sangre sale por un lado

una bala te ha perforado

tu vida te ha quitado

tu hijo huérfano ha quedado

ahora es un refugiado

ya nada ha quedado

solo muerte ha sembrado

esta guerra cruenta

tu vida ya no cuenta

el número de muertos aumenta

la gente no se alimenta

fluyen dos ríos

el de sangre y

el de lágrimas

al cielo suben las almas

cierro los ojos y

entre llantos rezo

que todo quede en pesadilla y

que esta barbarie

nunca hubiera comenzado

me siento avergonzado

que bajen las armas y

suban las risas

que cambie la suerte

que crezca y sea fuerte

dadle al niño su juguete

no mas muerte.

Mi abuela

Fue una tarde, justo a la hora de comer, habían llamado al teléfono, lo cogió mi madre, llamaban desde la residencia donde teníamos a nuestra abuela ingresada, nos dieron la peor noticia que le pueden dar a una persona, sabes que es ley de vida, y que pueden llamarte en cualquier momento, pero te engañas, piensas que nunca llegará ese día, pero no, fue un duro golpe para todos y en especial para mi padre.

Hacía tiempo que la ingresamos ahí, pues la habían diagnosticado demencia senil, ¿se podía valer por sí misma? Yo quería creer que sí, pues hacía vida lo más normal que de una persona se espera, incluso ir a la compra o cocinar, pero hubo varios sustos como dejarse el fuego encendido o que nos llamara diciendo que oía voces, era una tristeza que escondías como si de una anécdota graciosa se tratase, había veces que sin más se ponía a hablar con esas voces y cantaba o eran cosas graciosas del pasado y uno no le daba importancia, hasta te hacía sonreír inocentemente.

De esto fue ya hace tiempo, quizá, debido a la tristeza, de lo que acontece una muerte he omitido todo el trámite del funeral y demás, sé que la incineramos y que cuando pudimos llevamos sus cenizas a su pueblo natal, cerca de Burgos, me acuerdo que fuimos en coche desde Oviedo de donde somos.

Cuando fuimos a la residencia después de la llamada, estaba en su habitación, tumbada en la cama, la miraba incrédulo, si era cierto que estaba muerto ¿por qué la tenían ahí de cuerpo presente? Nos contaron que estaba bien, que empezó a sentirse como indispuesta y que se acostaría un rato para ver si recuperaba, se durmió, para siempre.

Era raro, me acuerdo que la cogí con la mayor delicadeza que pude de la mano y la otra mano en un su hombro, me acerqué y la susurré -despierta, ponte bien pronto, tenemos que contarnos nuestras cosas- o algo por el estilo, no sabía bien que hacer, mis sentimientos estaban contrariados, salí de la habitación agitado, confuso, fui al pasillo a mirar por la ventana, las lágrimas afloraron sin remedio, amargamente, había gente que la habían conocido estando ella ahí, así que vinieron a consolarme y a darnos el pésame.

A mi mente me vienen imágenes de todo tipo, pero sobre todo de cuando íbamos a visitarla a Madrid, donde ella vivía, resultó curioso que las vecinas que tenía puerta con puerta, tanto a un lado como al otro, eran viudas al igual que ella y tanto ella como sus adorables vecinas nos daban un dinerillo extra, unas monedillas o lo que fuera, hasta mil pelas de aquella, tanto a mi hermano como a mí, también la comida tan rica, especialmente la ensalada de tomate y la tortilla de patata y sobre todo el frio que hacía el invierno, nos tenía que calentar las sábanas de la cama con una bolsa de agua bien caliente o de cuando en verano salíamos a la terraza a sentarnos en la mecedora o de cuando teníamos que abrir las ventanas de par en par para que entrara aire, aún así pasábamos un calor infernal, además el televisor era de botones y tenías que levantarte para cambiar de canal, la verdad tengo que reconocer que son recuerdos muy felices.

Tu Valentín

Hace ya muchos años,

en tiempos de los romanos,

Y estando casando a los soldados,

fue Valentín apresado,

pues dichos enlaces estaban

por un emperador prohibidos,

Ejecutado a ser decapitado.

Y En esto cupido hizo su cometido,

el santo  de una joven ciega enamorado,

hija del juez de su prisión.

La joven muchacha,

quién la vista recobró

debido a un texto

por Valentín escrito

El cual rezaba

“tu Valentín”

Y ella por amor

Una rosa plantó,

Y el 14 de febrero,

floreció.

San Valentín

Esta es la historia de una persona, un hombre, hoy conocido como San Valentín, transcurrió hace ya mucho, años atrás, en tiempos del Imperio Romano, durante el reinado del emperador Claudio II “el Gótico”.

Nuestro protagonista, en principio había ejercido de médico, pero luego se hizo sacerdote, su leyenda se debe a que Valentín decidió casar a los soldados con sus prometidas en secreto, para no ser vistos la ceremonia se realizaba en las mazmorras, ya que estaba prohibido por el emperador, pues lo consideraba incompatible con las carreras de las armas.

Al parecer tras ser juzgado decidieron decapitarlo un 14 de febrero, hay quien afirma que durante el tiempo en los que pasó encerrado, conoció a la hija del juez de la prisión, que al parecer era ciega, es más, podía decirse que se enamoró de ella y San Valentín oró para que pudiera ver, entonces consiguió que entregaran un papel donde ponía “tu Valentín”, la joven en agradecimiento plantó un rosal en su tumba, el cual florece todos los 14 de febrero.

Miguel Pomares

Miguel o Miky como le llaman sus amigos y allegados, desciende de una familia asturiana de las cuencas mineras, de familia humilde y tradicional, le precede toda una generación de migueles, su abuelo, su padre y ahora él, su familia, la gran mayoría mineros o agricultores, se vieron obligados a buscarse un  futuro mejor en Oviedo, donde nació hace ya 42 años, desde pequeño viendo a su familia como se dedicaban a trabajar la tierra, cuidando del huerto, pues eran en mayor medida de lo que se alimentaban, fue de donde le vino su interés por la naturaleza, estudió una carrera y se dedicó a trabajar como jardinero, no solo para poner, cuidar y mantener las plantas y jardines, sino también para diseñar un jardín o un espacio con parque, pues era muy inquieto y llegó a tener buenos contactos en el ayuntamiento que le pedían trabajos y gente con dinero que le pedían favores y consejos respecto a cuanto jardines y plantas se tratase, es cierto que era muy sacrificado y laborioso, pero eso le gratificaba, incluso en su casa tenía un jardincito delante y un pequeño huerto detrás, esta casado y tiene dos estupendas hijitas a las que adora y mima, las va enseñando lo que sabe y las inculca bien en cuanto a la defensa de la naturaleza y a reciclar, en los ratos libres van de acampada o si hace calor por verano suelen ir a la playa, como persona que podemos decir, es extrovertido, hablador, divertido casi siempre esta de broma o con la sonrisa puesta, le gusta mucho leer, y le apasiona la música, cualquier cosa le entusiasma excepto el chunta chunta eso que unos llaman bacalao y el denomina ruido machaca oídos, que el bacalao mejor al pil pil.

Miguel, es alto, fuerte, aunque no demasiado, quizá ahora le salga algún Michelin que otro, el pelo, castaño, empezando a perder pelo, con alguna entrada.

En cuento a religión se refiere, el es mas bien agnóstico pero por su familia va de vez en cuando a misa los domingos por la mañana, de política no suele sacar el tema pero confiesa ser de izquierdas, aunque últimamente esta algo desencantado.

Su vestimenta suele ser siempre la misma, no se complica mucho, sino es con el mono de trabajo, viste de  ocasional o de sport, en casa suele llevar chándal y sólo se pone un traje si la ocasión lo requiere.

Tiempos de cambio

Solo quedaba subir, desandar lo andado y olvidar un pasado artificioso y vano. Su interior llevaba gritándoselo hace tiempo, arañando sus entrañas, pero Marina prefirió obviarlo, mirar para otro lado.

Siempre fue su caballero de reluciente armadura, un marido aparentemente perfecto, atento y educado. O  ella pretendió que lo fuera…Hasta que una tarde baldía, su historia de cuento se trucó para siempre o simplemente le dio la oportunidad de abrir los ojos al fin. En un chasquido de dedos había dejado de ser su atento amante, su amigo, para convertirse en dolorosa realidad.

Arturo abrazaba a otra con ternura, segundos infinitos, donde una fría daga le atravesaba el alma. Parapetada tras aquella cristalera, el frágil sueño se hacía añicos y la abocaba a un universo desconocido e incierto. Demudado el rostro, ante Marina se abría un futuro diáfano, aunque las manijas del reloj habían saltado sin pedir permiso.

Los sentimientos de Marina se agolpaban, al igual que rompían las olas del inmenso mar, ahora chocaban bruscamente con los recuerdos, antes de idilio, armonía y calidez, ahora se tornaban en tormentosos, fríos, de odio.

Ella siempre sonriente, alegre y risueña, ahora decepcionada, dolida y enfadada, el tiempo tan presente,  terciaba ahora muy pesado, tedioso e insoportable, parecía nunca acabar.

Como si de una tormenta o un duelo de titanes  se tratase ambos se enfrentaron, la casa parecía desmoronarse, la violenta tempestad que ahí se creó, parecía no tener fin, volaron  duras palabras, algún que otro objeto haciéndolo  añicos.

Arturo, antes grandioso caballero, habiendo luchado y triunfado en numerosas batallas, salió de esta derrotado, junto a  la joven dama con la que le había sorprendido en el lecho de merecido descanso y sueños placenteros, ahora tendría que ser ella la que a solas la templase y llenase.