Para que yo me llame Alejandro Muñoz (*)

para que yo me llame Alejandro Muñoz

miles de estrellas se movieron

miles de estrellas brillaron

miles de estrellas formaron galaxias

Para que yo me llame Alejandro Muñoz

Pasaron infinidad de acontecimientos

Pasaron infinidad de personas

Pasaron infinidad de años

para que yo me llame como me llamo

Fue larga la historia

El tiempo, los minutos, segundos.

Para ser el que.

para ser  quien

para ser y al final quien soy

hubo mucho amor

tristezas y alegrias

risas y llantos

susurros nocturnos, de los Beatles

historias de amor, de pasion

canciones de Elvis, los Rolling Ston

y mucho arte

Una Diosa, Afrodita.

Dos personas, papá y mamá.

Nueve meses, yo.

(*) Nota: Versionando el poemade Ángel González “Para que yo me llame Ángel González” queriendo hacer un pequeño homenaje.

El cáterin o cateringgg

Hoy vinieron de los EE.UU. unas estrellas de jolivu, venían a rodar unas escenas para no sé qué película, film me dijeron que se decía.

Había una que me llamo mucho la atención guapa, guapísima, que mujer, hermosa por donde las hubiera, me dijo mi amigo manolo que tenía un conocido que sabía de un tipo español Carlos pero que le conocían como Charls o algo así que trabajaba para la empresa que les daba todo tipo de comida y bebida, que era del cateringgg, que finolis estos americanos, el cateringgg, ni que fueran unos marqueses.

La cuestión es que había una actriz muy diva ella y súper elegante, ay homa que rica estaba la muchacha, pero estaba siempre de mal humor, se quejaba por nada, que si los mosquitos, que si la calor, eso si bien que la gustaba nuestra comida, nuestros productos de primerísima calidad, que se van a pensar estos de los EE.UU. o de los estadossss unidosssss que gracia cuando me decían así, jajajaja, usa decían también o la uesei, que ridículo estos panolis igual pensaron que aquí en España estaríamos en taparrabos  y usábamos tam tam para comunicarnos.

La diva cuando no rodaba una escena estaba con una pamela y gafas de sol y una ratita presumida de ojos saltones más feo que pifio, mai darlin decía o cam jia mai lof y la ratita con sus patitas iba menando la colita y luego se subía a sus brazos y de ahí no bajaba el chucho ese raquítico, aunque en cierto modo lo envidiábamos, bien que reposaba sobre sus pechos.

Para comer ni dieta ni hostias, bien se ponía la jodia como una cerdita, sólo comía liebre en salsa de tomate, pero resultó que de liebres escaseábamos por aquel entonces, así que afloró el ingenuo, nuestra picaresca y en el menú de la estrella empezó a cambiar, como ya no había liebre, buenos eran gatos, de ahí la expresión gato por liebre.

El manzano de la esperanza

Hace ya muchos, muchos años, en el reino Astur, vivía un hombre poseedor de grandes fortunas y terrenos, este hombre se llamaba Anselmo, estaba casado con una mujer, Salomé, ellos querían ser padres, visto que no lo conseguían, decidieron ir Cangas de Onís a rezar a la Virgen de Covadonga, pasaron los años y el milagro obró, la mujer dio luz a una hermosa bebé, a la que pusieron de nombre Mari Luz, contentos como estaban lo festejaron por todo lo alto.

Pero resultó que la leche materna era muy escasa y no era muy buena, así que buscaron una mujer que pudiera amamantarla, de todas las que se presentaron fue Esperanza quien consiguió ser aceptada en la familia, durante largo tiempo vivieron felices.

Mari Luz fue creciendo estaba siembre muy contenta y alegre, jugaba y reía con sus padres y con Esperanza que era prácticamente de la familia, ya tenía sus maravillosos y esplendorosos 15 años, nadie suponía que hubiera un día trágico para la familia y fue cuando un día Mari Luz enfermó, débil como estaba y tan frágil, postrada como estaba, ni si quiera los mejores doctores de Oviedo (Ovetum) dieron con la causa de la enfermedad y su posible remedio, la daban ya casi por fallecida, la tristeza imperaba en toda la familia, Esperanza fue entonces ver a la Virgen de Covadonga en Cangas de Onís y sus plegarias fueron escuchadas y Mari Luz sanó, volvió a la vida, Anselmo y Salomé estaban muy agradecidos, así que decidieron dar parte de sus terrenos a Esperanza, ella en respuesta a tal bondad les dijo que si algún día la llegaba la hora les pidió que plantaran un manzano para que pudieran acordarse de ella, que lo único que había hecho era querer a Mari Luz como a una hija y rezar a la Virgen de Covadonga para que sanara.

Pasó el tiempo, Esperanza era casi una anciana, cuando pasó a mejor vida, todos en aquella familia lloraron su pérdida, y como habían prometido plantar un manzano llegado la hora así hicieron, uno muy hermoso y florido, el manzano de la Esperanza.

La niñita rebelde

Andreita era una niña responsable, alegre, dinámica, sacaba siempre buenas notas y sus padres estaban encantados con ella, bueno sus, padres, compañeros del cole, profesores, vecinos. Colaboradora, ayudaba no solo en las labores de casa, sino con todo el mundo fuera de ella, pero llegados a los 10 años, hecha ya la comunión, y cerca ya de los once había estado sufriendo un cambio prácticamente radical y muy sibilino, respondía a sus padres, les decía a todo que no, los padres estaban muy apenados, ¿se estaría pasando  al lado oscuro? ¿Sería un nuevo caso de “la niña del exorcista”?

No daban con su problema, si estaba enferma de algo desconocido o si era un cambio hormonal. Los médicos, sicólogos y demás divagaban sobré que podría suceder, se les escapaba de las manos.

Una buena mañana, la madre sentada en el sofá entristecida por su querida niñita, se vio turbada por un pequeño ruido procedente de la ventana, hizo que mirase y viese a una liebre con alas, sorprendida por dicho acontecimiento, intentó frotarse los ojos pensando que las lágrimas dejaran de ver ese animal, que era imposible que lo que veía fuese real y sobre todo oír a aquella cosa, no es posible, dicho animalito no existe, pero estaba equivocada, pues estaba delante suyo.

-Maria- dijo, -tu hija no esta enferma, ni nada por el estilo, lo que necesitas es reiniciarla y para eso tienes que hacer un ejercicio de choque, tiene que ver de tirón varias películas, mezclando Disney con otras de gran violencia, después tendría que descansar,  y no ver la tele, o por lo menos evitar la tele basura, ella entrará en una fase de larva, mas tarde en un estado de coma, para convertirse en la princesa de las hadas, sólo así regresará a ser la Andreita que todos conocemos y queremos- puf- desapareció, sin más.

Su madre cogió a su hijita del alma, hizo lo que el bichito había dicho, la ató a una silla a ver todo tipo de películas ya fueran de Disney, como la mas gore que pudiera haber en el mercado, después se desmayó y entró en coma como pronosticó aquel ser, pasados unos días Andreita se convirtió en princesa de las hadas y fue la misma niña de antes tan cariñosa con sus besitos e inocencia.

Colorín colorado este cuento se a acabado o ¿no?

Haikus

Niebla

Espesa niebla

Envuelve cual                             

Manta extiendes

Primavera

Floral tu vida

Cubres la alta cumbre

Al alba estas

Verano

La vida del sol

En el mar te espero

Amar celestial

Otoño

Horas más cortas

Languidece el alma

Hojas doradas

Invierno

Breve instante

Gélido y húmedo

Al año das fin

La gota

Hoy es un día gris, triste, ha empezado a llover, las gotas resbalan por el cristal de mi ventana, es verano, pero no en mi Oviedo.

Como es domingo, aprovecho para relajarme en casa, pero tampoco me apetece quedarme encerrado, necesito que me dé el aire, decido cambiarme, mi atuendo de estar por casa a un poco más formalito ya sea de calle, una vez preparado salgo al portal paraguas en mano, no se a dónde ir y con esta lluvia pienso que mejor voy en coche a ver a mis padres, bajo al garaje, a mi plaza y subo al monovolumen.

Llego a casa de mis padres, pasamos juntos una agradable velada y no decido regresar hasta después de merendar, de regreso decido ir escuchando un poco la música de la radio, las canciones me distraen y me alegran el alma.

Cuando llego a mi humilde morada me fijo que sigue lloviendo, pero aprecio que va amainando, hay muchas gotas, grandes, pequeñas, redonditas.

Hay una juguetona, algo rebelde, que baja y se mueve, se une a otras formando otra mayor, se separa otra vez, sigue su ritmo, se junta otra vez, se divide, nunca se detiene, resulta misteriosa, ¿tendrá una historia?

Alumno enamorado

La incertidumbre estaba en el aire o más bien el amor, él ese año ya no sería un novato mas de los tantos que empezaban la carrera universitaria, aunque  para él esa situación era como una de las peores novatadas que podría recibir cualquier estudiante de aquella universidad en su primer año, todo esto traducido a uñas comidas, el cuaderno lleno de poemas y  el pupitre garabateado con corazoncitos emborronados o tachados, pues tenía que disimular ante los colegas, bien es cierto que la profe era la más joven del campus y quizá hasta la mas guapa, la comidilla entre los alumnos con sus chismorreos de que si estaba buena y demás, ¿quién no ha dicho alguna vez que el de mates o la de geografía sea guapo o guapa?

¿Sería él un alumno más? ¿Se habría fijado en él? eran muy frecuentes las fantasías que le venían en clase a la cabeza, menos mal que tenía las tutorías para aclarar las dudas, ese era el momento para abordarla, en que le pertenecía por unos momentos, en los que preguntaba miles de cuestiones pero ninguna de tipo personal, tenía miedo a que se sintiera incomoda y se enfadara, ademes tenía que ser muy discreto para no ofenderla y a la vez evitar la vergüenza y el sonrojo que suponía estar con ella.

Una vez, de tantas las tutorías a las que asistió, se le cayó el lápiz y ella fue a cogerlo y abrió las piernas para poder alcanzarlo, dejando las bragas a la vista, ella que se dio cuenta dejó que el lápiz se cayera de nuevo abriendo aún mas las piernas para que el pupilo lo viera bien claro a la vez al agacharse también dejó el escote a la vista con lo que pudo recrearse bien la vista, se acercó al oído y le dijo que sabía que la miraba atentamente y que eso la excitaba mucho, aprovechando el acercamiento fue a introducir la mano en su bragueta, ¿sería cierto lo que estaba sucediendo?.

¡Martínez despierte! ¡Martíiiiiinez!

Greguerías

  1. Las letras son las hormigas del papel.
  2. la imaginación es una invasión al cerebro.
  3. El cuerpo tiene que estar pegado a la piel.
  4. El hombre, un armario de órganos.
  5. La persona al igual que un avión, anda por las nubes y luego aterriza.
  6. Político: Tertuliano de la tele, con la diferencia de “sus” promesas.
  7. La vida es un acto prolongado.
  8. Las venas las carreteras del cuerpo, y las arterias las autopistas.
  9. La leche, el zumo de la vaca.
  10. Internet un mar para navegantes.