Para que yo me llame Alejandro Muñoz (*)

para que yo me llame Alejandro Muñoz

miles de estrellas se movieron

miles de estrellas brillaron

miles de estrellas formaron galaxias

Para que yo me llame Alejandro Muñoz

Pasaron infinidad de acontecimientos

Pasaron infinidad de personas

Pasaron infinidad de años

para que yo me llame como me llamo

Fue larga la historia

El tiempo, los minutos, segundos.

Para ser el que.

para ser  quien

para ser y al final quien soy

hubo mucho amor

tristezas y alegrias

risas y llantos

susurros nocturnos, de los Beatles

historias de amor, de pasion

canciones de Elvis, los Rolling Ston

y mucho arte

Una Diosa, Afrodita.

Dos personas, papá y mamá.

Nueve meses, yo.

(*) Nota: Versionando el poemade Ángel González “Para que yo me llame Ángel González” queriendo hacer un pequeño homenaje.

Cuatro estaciones

Cuatro son las estaciones,

primavera, verano, otoño e invierno,

como si de un tren se tratase,

siempre haciendo el mismo recorrido,

pasando por los días, meses, años,

pasa por nuestra vida,

pasan, apenas paran,

lo sentimos, lo vemos, lo oímos.

En primavera, que

“la sangre altera”

brotan las flores,

como un pintor que

da pinceladas al cuadro,

de vivos colores,

el gusano, de capullo,

pasa a mariposa,

siempre tan revoltosa,

los pájaros con sus

dulces pías que pías,

como un músico,

creando maravillosas melodías.

En verano cambian los colores,

azul, verde o amarillo,

colores del monte, del pino

la playa, arena y el sonido,

de una sirena,

el descansar,

riachuelo, lago, mar,

te apetece disfrutar.

En otoño, cuando

a los árboles ves deshojar,

las hojas, como hermosas mujeres,

las contemplas moverse,

sin parar de bailar,

los troncos tal como

la madre naturaleza

trajo al mundo,

con ritmo, alzan los brazos al viento,

su cuerpo desnudo,

moverse sin para de danzar.

En invierno, tan

crudo, frio, helado, gélido,

como las almohadas,

se desprenden de las plumas,

llega la navidad,

llega la ilusión,

llega el mazapán y el turrón,

los regalos tocan comprar,

termina el año y

vuelta a empezar.

¡Fuera de mi mente!

Me hechizaste con tu dulce mirada,

a mí me supo a mermelada.

Me susurraste tiernas palabras,

a mí me parecieron hermosas.

Me tocaste con tus suaves manos,

a mí me vinieron los pecados.

Me comiste y escupiste,

a mí me viste y me perdiste.

En mi mente te clavaste,

juegas conmigo al despiste.

Por mucho que quiero,

olvidarte no puedo.

Me la jugaste con esmero,

yo soy quien pierdo.

Pasa del firmamento

mi eterno lamento.

No miento

si pido

que te lleve el viento,

pues tenerte dentro

es un sufrimiento.

Soñando o despierto

te llevo tan adentro.

Que desesperado grito:

¡Fuera de mi mente!

El bosque

Hoy nos hemos levantado pronto para ir a coger setas, fuimos en coche hasta el monte, una vez llegamos, nos adentramos en el bosque, los árboles son muy altos, parecen tocar el alto y azulado cielo, con las nubes algodonosas y blancas haciendo diferentes formas, hasta ballenas surcando las alturas, por encima de tu cabeza, a mi familia le hace mucha risa, lo pasamos súper genial, según nos adentramos vamos viendo las primeras setas que van directas a la cesta, cuando nos cansamos comemos los bocadillos que mamá prepara con esmero, no la supera ni el mejor cocinero, cuando tenemos suficientes regresamos a casa, todos llegamos muy cansados.

Confinados

Llegan tiempos bíblicos

En pleno S. XXI

Confinados a nuestra suerte

Encerrados en nuestras casas

Las paredes de nuestra prisión.

#yomequedoencasa

Con mascarillas

Con guantes

Manteniendo la distancia

Sin besos ni abrazos

Tus besos que conjugan

Conjugan con mis labios

Mis labios que combinan

Combinan con amor

Amor que

conjuga y combina

contigo

tus labios que saben a ti

tus abrazos que me abrigan

de amor

poniendo mí oreja

en el sonido

del latir de tu corazón.

Y día tras día

Siempre a la misma hora

A las ocho de la noche

Aplaudo, aplaudimos todos.

A los que limpian y desinfectan.

A los que hacen respetar la ley.

A los que nos sanan.

Un redoble, al amor.

Tic tac

Tic tac

Tic, he nacido.

Tac, soy bebé.

Soy persona, tengo sentimientos, pienso.

El tiempo pasa, no se detiene.

Tic, tac.

Tic, mis primeros pasos.

Tac, mis primeros descubrimientos.

Soy alguien, tengo errores, lloro.

El tiempo sigue, me empuja.

Tic, tac.

Tic, mi primer amor.

Tac, mi primer beso.

Soy yo, libre, transparente, sin ataduras.

El tiempo no corre, vuela, sin cesar.

Tic, tac.

Tic, mi primer rechazo.

Tac, mi primer llanto.

Soy presente, pasado y futuro.

Soy una vida,

Un inciso en el tiempo.

Tic, tac.

Tic, tac.

El tiempo todo lo puede,

Nos cambia, nos cura.

El tiempo es igual para todos.

Tic, tac.

Tic, tac

Tic.

Tac.

A todos nos llega su fin.

Coronavirus

Coronavirus,

Coronavirus.

Corona

virus.

En boca de todos,

En cuerpo de muchos,

En simpatía de nadie.

Pequeño eres,

Grandes tus estragos.

A todos nos tratas por igual,

A todos al agujero quieres llevar,

A todos nos caes igual, de mal.

Sin distinción alguna

Fichado estas,

Bajo el nombre de covid-19

Muchas fechorías cometes.

Ya luchamos contra tus hermanos

Gripe y ébola

Pero tú

No te rindes

Siempre arremetes

Nunca te arrepientes

No tienes límites,

No tienes fronteras.

No tienes maneras.

Temor, miedo, histeria.

Terror, confusión, congoja.

Sin mascarillas.

Sin desinfectantes,

Sin solución.

Por tu culpa

De los supermercados

Ni los helados,

 De sus despensas,

¡Ni las cervezas!

Hasta para cagar

El papel higiénico

Se ha agotado,

Eres único,

Pues sólo el del periódico.

Coronavirus

Coronavirus

Corona

virus

¿Hasta cuándo?

¿No piensas marchar?

Hasta las mismas narices

Hasta las mismas pelotas

Locura

Día a día están las noticias informando de las diferentes alertas por culpa de un virus, con nombre de coronavirus o conocido también como Covid-19, hasta que no hubo pasado no sé cuánto tiempo y después de tantas muertes y contagios a lo largo de todo el mundo, intentan convencernos que ya no es un simple virus y que se trata de una pandemia, lo peor no sé si es este virus o la histeria que ha generado, que ya no hay ni papel higiénico, será que se cagan del miedo.

 Ahora tenemos que quedarnos en casa, guardando cuarentena, que si contención, contención reforzada, estado de alarma, si es que vamos siempre por detrás y todo por un pequeño intruso, el muy cabrón hace estragos por donde pasa, ya ni besos ni abrazos, a un metro de distancia, prohibido toser o estornudar, hay de ti si lo haces, malas caras por no decir de espantadas varias, aunque pensándolo bien ¿si lo hiciera en la cola de la carnicería o frutería? ¿Pasaría a ser el primero?