De escapada

Tenía unas cortas vacaciones y decidí hacer una pequeña escapada, marchar a algún lado, no se, lo que el destino me depare, así que puse un mapa encima de la mesa y cerré los ojos, mi dedo y el azar escogerían por mí.

Sabiendo a donde ir, entré en Internet y compré un billete de avión, luego preparé las maletas, por la noche repasé todas las cosas, que no me faltase nada, cené y a la mañana siguiente me levanté con la ilusión del viaje, que bien me vendría desconectar de la rutina, el trabajo agotador de la oficina, todo el día aporreando el teclado, con los números, haciendo horas delante de la pantalla, lo tenía bien merecido.

Cuando llegué, lo primero que hice fue alquilar un coche, ya que podía  y hacía un buen día, me decidí por un descapotable gris, arranqué y puse la radio, sintonicé una emisora de música.

De camino me desvié por una carretera secundaria, poco a poco el asfalto se trasformó en un camino polvoriento, todavía conservaba algo de barro en alguna zonas sombreadas por los robustos y frondosos árboles, cuando pasaba por un pueblecito con escased de casas, paré frente a una tienda que hacía esquina, la verdad, es como si el tiempo no hubiera pasado, o tal vez muy despacio, una imagen me vino a la mente al ver aquella verja, como si Tom Sawyer la hubiera pintado, tenían dónde amarrar los caballos, parecía todo abandonado, había una portezuela que estaba entornada, me atreví a pasar aquel umbral, miré, parecía no haber nadie, seguí caminado, ¡para donde estés! me dijo una voz, me fijé que unos pasos mas adelante, tras un mostrador, había un anciano delgadito y canoso, que me apuntaba con un rifle.

¡Abuelo! gritó una joven, me pidió disculpas, yo, aunque no se apreciaba, estaba con el susto en el cuerpo, me dijo que era un antiguo sheriff ya retirado y que hace lo mismo con todos los foráneos.

La verdad es que ella era muy guapa, morena, esbelta, ojos verde pardo, la voz era dulce, muy agradable al trato, cruzamos nuestras miradas y nos presentamos, yo dije que estaba de paso, compre unas patatas fritas, refrescos y agua.

Al despedirse ella me dio la mano, yo un par de besos, salimos, monté en el coche y arranque, de lejos vi su figura en el retrovisor, agitando la mano, esa no sería la ultima vez en verla, pues me prometí que regresaría.

Abducido

Me habían dado unos días de vacaciones de verano en la oficina, así que decidí que mi destino tendría que ser uno donde me encontrase aislado por completo y tendría que ser paradisiaco con playa, no se caribe o algo por el estilo, así que preparé las maletas, destino: relax total.

Me levanté pronto, tomé mi billete de avión que busqué por internet, me fui en el coche hasta el aeropuerto, subí al avión y rrrrrruuuuummmmmmmmbo al paraíso, ya estaba saboreando mi libertad, aaaaaaahh.

Cuando llegué, ya en la casa que estaba a primera fila de playa, con una tumbona entre las palmeras y totalmente para mí, que descanso, decido tumbarme, cierro los ojos, oigo como el sonido de un avión, abro un ojo, parece que esta la luna, pero aún es de día, se ve muy cerca y muy grande veo unas luces en cielo, algo oculta el sol, es redondo, ¿cómo? Pero… ¡si es un OVNI! ¿Eh? ¿Qué es esto? Una luz me ilumina, de repente me encuentro en el aire, flotando, volando, las palomas pasan muy cerca, pierdo el sentido.

Abro los ojos, a mi alrededor hay unos seres, parecen unos espermatozoides largos del tamaño de una persona, con piernas y brazos, en medio de la cabeza un gran ojo, es una mirada intensa, no sé porque miro fijamente y se me cierran los párpados, noto que me cogen, noto sus dedos largos y blandos, me ponen en algo rígido y también algo que se mueve, para y y y … no noto nada sé que el tiempo pasa, solo oigo el latido de mi corazón pom pom, pom pom.

Finalmente abro los ojos, estoy tumbado en la misma tumbona, no sé qué es lo que me han hecho, sé que he sido abducido y seguro que me han analizado, pero.. ¿A quién se lo cuento? Además huelo a wiski barato, puaf que peste, nadie me creerá.

¡Que vacaciones!