Mentiras

Mentiras,

de las que llamamos piadosas,

de las que pesan,

de las que duelen.

Mentiras.

Verdades a medias,

verdades enmascaradas,

verdades ocultas.

Necesidad de enmascarar una dura verdad,

esa verdad que hiere y

se hace sangrante.

Cuando esa verdad disgusto da,

traición por un sentimiento,

que enterrado queda,

con un confuso pensamiento,

de una idea quizás errónea,

que sólo tú creas acertada,

hacia esa persona o personas,

ya sea

amistad, pareja, familia.

En un momento dado

creas ese engendro,

de pura farsa,

llamada mentira.

Una rata sucia

que se come tus entrañas,

y te retuerces,

y te ensucias,

y te manchas,

transformándote en un ser

esquivo, escurridizo, fugitivo.

Una montaña que alimentas,

hasta que sin darte cuenta,

la luz desquebraja esa oscuridad,

estallando, dejándolo perdido,

atado de pies y manos,

contra la espada y la pared,

sale la mierda a flote,

sintiéndote

impotente, indefenso, frágil.

Surgiendo una guerra de palabras,

amenazas, improperios varios.

Te acusan,

te increpan,

te interrogan.

Ante sus ojos

un delincuente eres.

Y todo…¿Por qué?

Porque tu verdad,

sabes que no la toleran,

sabes que no la respetan,

entonces, decides hacer

puro malabarismo,

puro teatro.

Juegas a ser,

juegas a reír,

intentas a nadie herir,

pero… ¿quién miente más?

Ellos que te criaron en el respeto,

ellos que te criaron en la tolerancia y

son los primeros que

ni respeto, ni tolerancia.

Al final, todos perdemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s