Caperucita roja

Érase una vez… qué coño, esto es de otro siglo, hay que modernizarlo un poco y darle un toque más actual, empezando por el título.

Caperucita “la roja”

Buenas me llamo Sandra, todos me llaman caperucita “la roja” porque me gusta vestir con sudaderas con capucha y lo de “la roja” es porque estoy afiliada al partido comunista.

Estaba en casa mirando el face, actualizando mi perfil, bajándome unas fotos y viendo las cosas que ponen las personas que tengo agregadas, en ese momento sonó el plin del móvil, lo miro, es un whatsapp de mi madre.

“caperucita ve a llevarle los tapers de la nevera con la comida de la abuela que ya sabes que no se encuentra muy bien, no vallas en moto que ya sabes que no me gusta, besos”

Así que la respondí “Si madre, ya llevo la comida a la abuela, tranquila no iré en moto, iré caminado para estirar las piernas”

Evidentemente no hice caso a lo que pedía mi madre con respeto a lo de la moto y me subí a la vespa y arranque camino a casa de mi abuela con la comida.

Tome un atajo y me fui por el desvío de “ El bosque encantado” de repente la moto se paró y la aparque en el arcén cerca de un árbol atándola con la cadena, en ese momento se acercó un camión, “Turrones El Lobo”, aparcó y bajo el caminero, era muy guapo, vamos que estaba buenísimo, tenía un polvo, estaría rondando los cuarenta más o menos, pelazo, castaño, con un peinado moderno, de los lados lo tenía hacia arriba terminaba como si fueran las orejas de un lobo, se notaba que se cuidaba, se le veía fuerte, llevaba una cazadora de cuero marrón y unos vaqueros ajustados, marcando paquete, del cuello le colgaba unas placas de esas identificativas tipo militar, en una ponía James Logan y en otra ponía “lobezno”, se acercó y me dijo -¿algún problema guapa? A lo que respondí –se me ha estropeado la moto, y tenía que llevar la comida a mi abuela- entonces él se ofreció –si me indicas dónde, yo te puedo acercar- agradecida le dije donde podía dejarme – si es al salir de “El bosque encantado” en una casa que hay al final del camino, gracias-

Subimos a su camión y pasados unos minutos llegamos a la casa de mi abuela, cuando estacionó el camión me dirigí a su casa, estaba el jardinero, un cubano cachas, mulato, de unos treinta años aproximadamente, le hicimos el favor de hacerle un contrato y así que tuviera los papeles, entré en la casa y fui al cuarto de mi abuela, cuando entré me asusté y di un grito lleno de pavor, ¿qué la había pasado?, no era la alegre persona que yo conocía, no se podía describir lo que veían mis ojos, rápidamente vinieron primero el camionero y a continuación el jardinero, que acto seguido clavó las tijeras de podar en la cabeza de lo que antaño había sido mi abuela, se había convertido en un puto zombi, nos fuimos dejando el cuerpo inerte en el suelo, mis sentimientos se encontraron y empecé a llorar, mis recuerdos de una abuela en una vida mejor afloró en mi mente y me derrumbaba por completo, así que me abracé tanto al jardinero como a “lobezno”, pusimos ruta a mi casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s