Más por menos

Te levantas, le ves ahí acostado junto a ti, le acaricias el pelo, le das ánimos y le dices con cariño que otro día ha empezado, le besas, despiertas a tu hijo, pues tiene que ir al colegio, preparas el desayuno para todos, te exiges casi demasiado, te duchas, te pones las cremas, te pintas un poco, te vistes y sales con el crio y luego vas al curro, siempre sonriente, pero ese día no, o por lo menos no del todo, saludas amablemente, pero notas que en tu interior falta algo, cuando llegas vas a cambiarte directa a tu taquilla, te pones el mono, miras el reloj, su taquilla sabes que ella no vendrá, ni hoy ni nunca, ese malnacido hijo de …., las lágrimas afloran y resbalan por tu mejilla, aun así susurras entre dientes, esa cabrona va a llegar tarde, te parece verla y sonríes.

Te quitas la lágrimas con la manga, das un golpe seco en la taquilla, hoy no queda más que trabajar duro, como siempre, además es el día de paga, sabes que con esa miseria no crees llegar a fin de mes, gracias al sueldo que juntas con tu marido seguís más o menos bien, para adelante, y una vez más te preguntas cómo es que Carlos, Juan y el resto de compañeros, que tienen el mismo trabajo que tú, cobres menos por ser mujer, maldices una vez tras otra, más por menos.