Rayos y Truenos

La tarde se había tornado en diferentes tonalidades grises, tan oscuras que rozaban el negro y parecía que estuviese todo en una gran tiniebla, en penumbra, apenas unos rayos de sol se atrevían a traspasar esa barrera de nubes a esa hora, el cielo estaba escribiendo una vez mas, una de tormentas, con rayos y truenos, pero tardarían unos minutos, antes que aquel silencio se quebrara por el ruido rompedor y tembloroso que atemoriza cualquier corazón, nadie hubiera apostado, que en esa mañana soleada el cielo sufriera ese  lento y siniestro cambio.

Traicionado el cielo, prácticamente azulado, con el que había amanecido ese mismo día, las nubes tímidas y escasas no presagiaban dicho acontecimiento de la naturaleza, pero transcurría el tiempo y sin apenas apreciarse, las amenazantes nubes pasaron a grotescas.

La tormenta se precipitó inminente, rugiendo por doquier, las gotas caían a gran velocidad precipitándose sin cesar una tras otra, en abundancia, no se qué tiempo transcurrió, sé que todo cesó igual de rápido que los fogonazos, aquel día en que la primavera llegaba casi a su fin, la tierra olía muy diferente a como olió durante el día, mojada, empapada, las nubes agotadas, se desvanecieron, dando paso al cielo mas estrellado y la luna mas luminosa que uno pudiera imaginar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s